TABLEROS DIGITALES IMPULSAN UN MUNDO EN EL QUE LA TIZA SERÁ HISTORIA

En un mundo en el que todo se mueve con tecnología, donde los avances llegan cada vez más rápido, el aula de clases no se podía quedar atrás, y uno de los grandes cambios en las aulas está en los tableros, pues ya no son los tradicionales, usados con tiza o marcador borrable, sino que ahora son digitales e interactivos.
Este segmento presenta un gran dinamismo, con una fuerte competencia entre los principales jugadores en este campo, como PolyvisionSmart y Mimio, y otras marcas como eBeam, NormaTomi y Promethean, la cual se ve representada en una rápida evolución de las tecnologías asociadas, como las cámaras DViT que usan señales infrarrojas y de ultrasonido, tecnologías electromagnéticas, medios de almacenamiento propios para guardar las clases o lo que se prepara para ellas, y el uso de controles avanzados como el del Nintendo Wii –WiiMote– y, por supuesto, software educativo diseñado para sacarles provecho y para compartir los materiales entre los estudiantes, los profesores e incluso en las redes sociales.
Dado que los alumnos hoy son verdaderos nativos digitales, los tableros se convierten en el centro de atención del aula. Para ellos, los tableros interactivos no son solo algo innovador, sino cautivador, que les permite usar aprender usando varios sentidos, más fácil y rápidamente, y no aburrirse durante las clases.
Para los docentes, la familiarización con este nuevo elemento representa en el caso de muchos un gran reto, pero quienes lo asumen aseguran que han conseguido buenos resultados, pues captan más la atención de sus estudiantes, crean contenidos que pueden compartir con colegas de cualquier lugar del mundo, se facilitan sus labores y optimizan el proceso de aprendizaje.

Algunas experiencias.

Con el fin de que los docentes, y por tanto los estudiantes, aprovechen al máximo los beneficios de los tableros interactivos, los proveedores de estos tableros incluyen en el proceso comercial no solo la venta de los equipos, sino consultoría y capacitación a los profesores. Julián Martínez, capacitador de soluciones Smart, dice que “luego de que los docentes se familiarizan con los tableros, los contenidos que pueden crear para sus alumnos son inimaginables y de gran valor cognitivo”.
Del lado de los docentes, Aura Yaneth Castaño, profesora del Liceo Francisco Restrepo Molina en Medellín, expone que aunque los tableros son fáciles de usar, “fue necesario que nos capacitaran, por la variedad de herramientas de trabajo que posee el tablero interactivo, ya que en el caso del aplicativo de Smart trae archivos de las lecciones, sitios web, videos e imágenes, un panel de control extendido que le permite conectar fácilmente los dispositivos multimedia, que hace necesaria la capacitación para que esta herramienta no sea subutilizada y los docentes generen lecciones interactivas y atractivas para realizar clases innovadoras y llamativas para los estudiantes”.
En ciudades como Medellín, en las que se trabaja fuertemente en la inclusión digital, se ha hecho una gran apuesta por la implementación tecnológica en el aula de clase, y por supuesto los tableros digitales. Según Gianny Rozo, del programa Medellín Digital, estas herramientas están siendo una novedad en las instituciones educativas de Medellín, y en este programa están convencidos de que “haciendo un buen aprovechamiento del recurso se logrará una transformación, ya que no es simplemente aprender a manejar el tablero desde lo técnico, es principalmente diseñar contenidos, aprovechar los que ya se tienen, y construir un nuevo espacio de interacción con los estudiantes”.
En el caso de la Secretaria de Educación de Medellín, Juan José Sierra menciona que desde su experiencia estos tableros han aportado “mejores procesos de aprendizaje, mayor interacción, procesos colaborativos en el aula y sobre todo, procesos de mayor calidad”.
No sobra señalar que los tableros interactivos trascienden el aula de clases en los colegios: no solo brindan grandes beneficios a las escuelas, sino que cada vez más empresas comienzan a usarlos para optimizar las capacitaciones de sus empleados y clientes, e incluso para hacer que las reuniones de directivos sean más productivas.
Los avances de estos tableros son innegables, aunque todavía tienen que evolucionar en muchos aspectos. Por ejemplo, en las universidades aún no son tan atractivos, pues aún es escaso el contenido útil para sus necesidades, debido a que la mayoría de lo existente está diseñado para primaria y bachillerato. Sin embargo, las instituciones de educación superior que tengan una visión clara del futuro de la educación no deberían ver esto como un obstáculo, pues la mayoría de las plataformas de tableros interactivos permite la creación de contenidos propios.

Un tablero en acción.

Entre las opciones más avanzadas en este campo se encuentra el Eno, de Polyvision, que ya está disponible en Colombia y otros países de Latinoamérica. Los dejamos con este video que muestra cómo funciona el tablero y cómo logra beneficiar los procesos de aprendizaje.

0